Sobre la Solidaridad

Ahora que llegan las fiestas navideñas parece que se reactiva en nuestro interior un sentimiento de solidaridad, para ayudar a los demás, que se materializa en dar paquetes de alimentos a Cáritas o a cualquier otra Institución Benéfica, y en nuestra ciudad ser algo más generosos dando alguna moneda a los inmigrantes africanos de los semáforos, mientras esperamos que éste se ponga verde. Sería curioso hacer una encuesta en estas fechas con los inmigrantes que se visten de Papá Noel, con los kleenex y los rosarios en la mano, sobre la generosidad de los automovilistas en estas fechas, y compararlas con lo que obtienen en cualquier otro mes del año.

Es esto solidaridad?…Pues en cierto modo sí… mas bien se pueden considerar gestos solidarios, que además producen la satisfacción de compartir algo con otra persona más necesitada.

Algo similar sucede cuando nos llega la información de una catástrofe natural, un terremoto, un tsunami, unas inundaciones masivas que asolan algún país lejano, más frecuentemente pobre, como el terremoto de Haití, o las inundaciones cíclicas de los monzones en Bangladesh; en esos momentos sentimos un desasosiego, una ligera tristeza o lástima por la tragedia sufrida por nuestros semejantes y los más generosos aportan algo en las cuentas corrientes que en los bancos se abren para recaudar fondos, aunque el escepticismo actual y los casos de corrupción aflorados con la crisis impiden que sean cuantiosos.

Otros gestos solidarios son el voluntariado para ayudar en mil causas distintas, como puede ser el acompañamiento a personas que viven en soledad, o para ayudar a personas que padecen enfermedades discapacitantes, o se ofrecen para desarrollar actividades culturales, o permiten conocer las nuevas tecnologías a grupos de población que no han tenido acceso a las mismas, como personas mayores, colectivos de presos, etc.

También hay solidaridad, a veces ejemplarizante, en el mundo de la pobreza y de las carencias, pues compartir lo que se tiene aunque sea poco, es un grado más avanzado de solidaridad, que dar lo que te sobra.

La solidaridad tiene un sustrato neurobiológico: las neuronas espejo descubiertas en el macaco a finales del pasado siglo y comprobadas en los seres humanos con las nuevas técnicas de imagen (Resonancia Magnética). Estas neuronas localizadas en el lóbulo frontal inferior y zona parietal, son la base de la empatía y del aprendizaje por imitación. Nos permiten comprobar la similar respuesta emocional entre el mundo de ficción y la realidad. Son las que nos hacen llorar o reír, sufrir o disfrutar en el cine o el teatro, al sentirnos partícipes de los acontecimientos trágicos o cómicos que suceden a los actores en la pantalla o el escenario, aunque no nos afecte personalmente lo que allí se desarrolla.

Están estrechamente relacionadas con nuestro Sistema Límbico o cerebro emocional, despertando sentimientos de alegría, tristeza, ternura, compasión, etc. que nos hacen compartir de algún modo lo que hemos visto y oido. Las personas que lloran en el cine ante un melodrama, son más sensibles y posiblemente tengan más neuronas espejo que los que no lo hacen y en general se puede decir que las mujeres son más “lloronas” que los hombres, aunque también puede haber un factor educacional en ello.

La solidaridad activa estos circuitos emocionales, produciendo endorfinas, sustancia gratificante que hace que nos sintamos mejor.

Hay multitud de situaciones catalogadas como solidarias que no son tales, como las Galas Benéficas, que utiliza la alta sociedad para lucimiento personal y en el que se recogen fondos para alguna “buena causa”, o numerosas Fundaciones y Asociaciones que recaban fondos y subvenciones, con escasos o nulos resultados prácticos y que en algunos casos se convierten en agencias de colocación de familiares y conocidos.

Un error frecuente es asociar, solidaridad y caridad. La solidaridad es un deber de justicia y de manifestación de la igual dignidad entre los seres humanos, y la caridad es la donación de un poderoso a un necesitado. La práctica de la caridad ha sido lo habitual en nuestra sociedad y tiene una clara connotación religiosa, aunque la moral cristiana diga muy claramente aquello “de que tu mano izquierda no sepa lo que hace la derecha”, pero en la práctica las donaciones anónimas son menos frecuentes que las que llevan nombres y apellidos.

Además de la solidaridad entre personas, hay una solidaridad social, que ha sido una conquista a través de generaciones que no la han podido disfrutar pero que han luchado por ella, me refiero al Sistema de Bienestar con logros solidarios en el campo de la Salud y de la Educación para las personas con menos recursos económicos. En la época de crisis que estamos viviendo, son ejemplos de solidaridad social, las plataformas antidesahucios o el desarrollo de la Ley de Dependencia actualmente con insuficientes recursos asignados.

También hay, o mejor debería haber, una auténtica solidaridad entre naciones ricas y pobres, algo que en la práctica es tan sólo una utopía al comparar los niveles entre países desarrollados y el tercer mundo. Hace más de 30 años los países occidentales acordaron donar un 0,7% de su PIB, como fondos para ayuda al desarrollo de los países más pobres, incluso hubo manifestaciones y acampadas de gente joven para lograr este objetivo. Este porcentaje tan sólo lo alcanzaron algunos países nórdicos como Noruega, Suecia o Dinamarca, y nosotros nos quedamos en el 0,3% (cuando éramos ricos), ahora con la crisis lo hemos ido recortando hasta cantidades irrisorias.

Con lo que vemos alrededor en nuestro entorno, en nuestra sociedad, en nuestro país, en el mundo en general, podemos hablar de que los seres humanos somos solidarios?… La contestación desgraciadamente tiene que ser negativa pues la convivencia de la riqueza y la pobreza extremas, el lujo y la miseria, la injusticia, la mortalidad infantil evitable, etc. dan al conjunto de la humanidad una baja nota en solidaridad, pero a pesar de ello a nivel individual es necesario que este sentimiento que todos llevamos dentro y que nos hace mejores, no lo demos gota a gota y sólo en determinados días del año, sino que lo convirtamos en actitud vital permanente, con el convencimiento de que aportando nuestro granito de arena, el futuro será mejor que el presente para todos.

Feliz Año a todos los lectores.

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Las Adicciones clásicas y modernas

Las adicciones legales tabaquismo y alcoholismo siguen siendo las dominantes en nuestra sociedad y los avances que se obtuvieron con la Ley antitabaco del año 2006, reforzada unos años más tarde con la prohibición de fumar en locales cerrados, hospitales y parques infantiles, han sido menores que las expectativas que su aprobación generaron en los profesionales médicos.

Aunque desde su aplicación, se ha reducido entre 1 y 2% el número de fumadores y disminuido la cantidad diaria de cigarrillos consumidos, y por otro lado se ha mejorado el tabaquismo pasivo con los espacios sin humo, el volumen de la población adulta fumadora es excesivo (32% de hombres y 28% de mujeres en edades de 18 a 40 años) y la incorporación de adolescentes en Educación secundaria 13% en varones y 16% en chicas, es un resultado educativo malo e insuficiente.

En el tabaquismo la adicción se inicia en el seno materno, si la madre es fumadora durante el embarazo, pues la nicotina difunde a través de la placenta y alcanza el cerebro fetal. Se mantiene una vez ha nacido, si los padres (…y/o abuelos) son fumadores y no respetan un mínimo espacio sin humo para su hijo/nieta, en la casa, en la calle y en el coche, con el riesgo de desarrollar bronquitis asmática por la inhalación continuada de las micropartículas del humo. En este contexto familiar, será excepcional que el niño no acabe siendo fumador.

Si los padres no son fumadores, el riesgo está en los Colegios e Institutos de Enseñanza secundaria, donde debería ser obligatorio dar clases sobre prevención de las adicciones a las distintas drogas, dada la especial vulnerabilidad de esta etapa vital.

La adicción al tabaco es muy potente por la rapidez de difusión de la nicotina tras su inhalación a través del alveolo pulmonar hasta su llegada a los receptores neuronales del centro de recompensa (unos 10 segundos), es similar a la inyección intravenosa de heroína o la inhalación de cocaína a través de la vía nasal. Sus efectos son menos duraderos que estas drogas, pero más repetitivos (20 o 30 inhalaciones por cigarrillo) y 20, 30 o 40 cigarrillos al día!…, con lo cual la estimulación es más intensa y continuada que con ninguna otra droga y por supuesto menos costosa.

En cuanto a efectos beneficiosos del tabaco también los hay: mejora la concentración y es menos frecuente la aparición de Enfermedad de Parkinson en personas mayores. El supuesto efecto sedante del tabaco es falso, ya que lo único que hace es neutralizar el “nerviosismo” que su ausencia provoca en el fumador.

Desde el punto de vista de la salud, todo lo que sea avanzar en su prevención y tratamiento será bienvenido. En la última referencia estadística ha habido una reducción de un 10% en el número de infartos en el último año en España, a pesar de la leve reducción de la población fumadora.

La segunda adicción en importancia es el alcoholismo, que alcanza en nuestro país al 6-7% de la población y es causante de violencia, desestructuración familiar, accidentes de tráfico y aumento de suicidios, además de diversas complicaciones a nivel de aparato digestivo, neurológico y potenciador del desarrollo de enfermedades mentales.

El alcohol modifica la respuesta de la membrana neuronal produciendo un efecto sedante, euforizante inicialmente y anestésico con concentraciones altas. De hecho durante siglos antes de la aparición de la anestesia moderna, todas las actuaciones quirúrgicas se realizaban “emborrachando” al paciente hasta el límite del coma. Lo veíamos en las películas del Oeste, “cuando había que sacar alguna bala”.

A menudo se asocian ambas adicciones: hasta el 70% de los alcohólicos son fumadores y por otro lado el alcoholismo es más frecuente entre la población fumadora.

Sin embargo desde el punto de vista de la salud existe una diferencia fundamental entre el tabaco y las bebidas alcohólicas, especialmente las fermentadas (vino y cerveza). El tabaco independiente de la cantidad que se consuma, siempre empeora la salud y sin embargo el vino y la cerveza consumidos en cantidades moderadas, resulta enormemente beneficioso para la salud, especialmente a nivel cardiovascular, debido a los antioxidantes (polifenoles) que contienen, y los efectos favorables a nivel metabólico del alcohol.

La mejor prevención que podríamos hacer del alcoholismo y también de la “botellona”, sería enseñar a beber con moderación a nuestros hijo/as en las comidas, con bebidas fermentadas, haciéndoles ver el riesgo de los destilados y aprendiendo el momento en que hay que decir “stop”.

Las drogas ilegales, heroína, cocaína, crack, hachis y marihuana, drogas de diseño (éxtasis), anfetaminas y LSD, tienen para el consumidor el problema añadido del alto coste y la dificultad de su adquisición en el “mercado negro” con la aparición de bandas mafiosas de distribución y situaciones de violencia ya conocidas.

La heroína (derivado de la morfina) fue la droga de moda con el movimiento “hippy”en los años 70, y en los 80 estuvo implicada en el contagio y difusión del SIDA y la hepatitis C a través de las jeringuillas, con casos frecuentes de muerte en jóvenes por sobredosis. Afortunadamente en la última década ha ido disminuyendo el número de adictos (0,5-0,6%).

La marihuana y el hachís inhalados actúan a través de unos receptores específicos neuronales, produciendo un estado de euforia, desinhibición y pasotismo. Tiene algunos efectos beneficiosos para la salud, como son la prevención de los vómitos de la quimioterapia, y hay ensayos asociado con otros analgésicos para el control del dolor severo.

La cocaína es la adicción silente (personas de apariencia normal) más frecuente en la clase media-alta y en el mundo laboral competitivo. Aumenta la concentración, la capacidad de respuesta, y disminuye el cansancio y la sensación de hambre. Junto a Canadá somos el país de mayor consumo al ser ruta de entrada y distribución en Europa.

Las drogas de diseño (“éxtasis”) son frecuentes en discotecas y conciertos juveniles, son derivados de anfetaminas, y actúan como estimulantes del sistema nervioso, lo que les permite aguantar 24 horas bailando y sin dormir. Su consumo es esporádico en las fiestas.

El LSD (el ácido lisérgico) es una droga alucinógena que se ha utilizado en el mundo del arte y posiblemente en algunas películas de ciencia-ficción. Produce una distorsión de la realidad, estimula la fantasía. Muchos cuadros de Dalí serían el ejemplo más claro, pero es evidente que los consumidores de LSD, no se convierten en Dalí.

Finalmente están las adicciones modernas que afectan mayormente a las nuevas generaciones y que no dependen del consumo de ninguna sustancia. Su futuro se adivina incierto y no me atrevería a decir si supondrá un avance o un retroceso en el desarrollo de la persona como ser humano. Me refiero a la adicción a Internet (ciberadicción) que podría ser muy beneficiosa, si el auténtico motor fuera el afán de aprender y mejorar el conocimiento, y la móvil-adicción como nueva forma de comunicación entre los jóvenes, que más bien parece una forma de incomunicación física y verbal.

Incluso los más pequeños están sustituyendo el juego de pelota, bicicleta y deporte en general, por las pantallítas pequeñas en las que participa como espectador en mil batallas, lo cual sin duda será negativo para su desarrollo psicomotríz. En definitiva, las luces y las sombras habituales del desarrollo.

Qué podemos hacer?… Prevención, prevención y más prevención. Para el tratamiento se requieren centros de rehabilitación o asociaciones con personal profesional específicamente formado, a pesar de lo cual son frecuentes las recaídas.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Sobre las Adicciones

Todas las adicciones se originan en nuestro cerebro emocional (el sistema límbico) y son consecuencia de la activación del llamado circuito de recompensa que produce una liberación de Dopamina en determinadas estructuras del mesencéfalo como el núcleo accumbens, en respuesta a situaciones emocionales intensas o a la llegada de diversas sustancias químicas, como la nicotina, los derivados opiáceos, la marihuana, la cocaína, las anfetaminas, las drogas de diseño, etc.

Este circuito de recompensa pertenece al cerebro primitivo, cuya finalidad es la perpetuación de la especie, generando estímulos de placer ante la comida cuando se tiene hambre o la bebida cuando hay sed, necesarias ambas para la supervivencia del individuo y ante el sexo con el orgasmo para la procreación. Esta sensación placentera, el sentirse bien, estar a gusto, genera un estado de euforia y un deseo consciente de repetición. El deseo de disfrutar es común para todos los humanos, vital y necesario, porque en su ausencia nuestras vidas transcurrirían planas, sin estímulos ni objetivos.

Como tantas veces sucede, algo que nos hace gozar y que está ahí para cumplir una función vital, puede ocasionar nuestra ruina personal, física y psicológica, familiar y social al darle un mal uso, avocándonos a un terreno de violencia, de mafias, de extorsiones, etc. lo que constituye el mundo de la droga.

En nuestra vida cotidiana, las situaciones en que se libera Dopamina en el circuito de recompensa son numerosas y muy dispares, además de la comida y la actividad sexual, todas las situaciones emocionales intensas, que se pueden generar tanto en el ámbito familiar (boda o nacimiento de un hijo/a), como personal y aquí cada cual tiene sus propias emociones, hay quien llora de emoción cuando sale la Virgen de su Hermandad, y quien llora cuando el Betis marca un gol, o se emociona oyendo música de piano o un solo de violín. En todas estas situaciones y en otras mil, se activa el circuito de recompensa y se libera Dopamina … pero con moderación!.

El riesgo intensifica la emoción y hay numerosos deportes de alto riesgo, como puede ser: el motorismo, el motocross, la Fórmula 1, o la práctica del alpinismo escalando paredes verticales. Cuanto más riesgo, mayor emoción y mayor estimulación. En muchas ocasiones la adicción al riesgo actúa con más fuerza que el rendimiento económico.

El riesgo es bueno o es malo?…La mayoría de los humanos ante una situación de riesgo, desistimos, como una manera de evitarnos complicaciones, sin embargo para una minoría supone un reto y no sólo en el deporte. Gracias al amor al riesgo, Cristóbal Colón descubrió América, o el americano Lindbergh pudo cruzar el Atlántico en vuelo de motor, o al noruego Amundsen conquistar la Antártida o Hillary subir al Everest por poner algunos ejemplos. La mayoría de los avances de la ciencia han sido un reto y en muchas ocasiones un riesgo para sus protagonistas (ejemplo de Madame Curie con los Rayos X).

En cierto modo todos somos adictos, al dinero, a la buena vida, al poder, al halago, al éxito, pero la mayoría sólo potenciales, porque no lo logramos en la vida.

Hechas estas aclaraciones iniciales, qué entendemos por Adicción?..

La OMS la considera una enfermedad crónica física y psicoemocional, producida por la ingesta, inhalación o inyección de sustancias químicas (drogas), con un cortejo de síntomas específicos de cada producto, y con modificaciones en el comportamiento del individuo, cambios en su personalidad y conductas compulsivas para la obtención de la droga.

Cómo se produce la adicción?… Como siempre hay factores genéticos y medioambientales. Si los padres son alcohólicos o adictos a la nicotina, es mayor la probabilidad de que los hijos también lo sean.

Aunque las adicciones se pueden desarrollar a lo largo de la vida, a cualquier edad, el periodo especialmente vulnerable es la adolescencia porque la zona prefrontal del cerebro aun no ha madurado y es en ésta área donde se toman las decisiones de entrar o no en contacto con la droga, y en muchos casos la influencia del entorno, amigos, “botellonas”, discotecas, etc. se torna decisiva para iniciar el consumo.

La experiencia inicial es importante para su aceptación o rechazo y va a depender mucho del tipo de droga (si es inhalada a veces la irritación, la tos, puede ser desagradable), el exceso de alcohol (borrachera) produce náuseas y vómitos, y las formas inyectables como la heroína, no suelen ser formas de comienzo. Sin embargo otras drogas como la cocaína y algunas nuevas de diseño, pueden producir su efecto pleno sin rechazo inicial.

Qué efecto producen las drogas a nivel cerebral?…

Aunque hay unas que son estimulantes como la cocaína y las anfetaminas y otras sedantes como los derivados opiáceos, la marihuana y algunos psicofármacos, todos ellos incrementan de manera brusca la producción de Dopamina y la sensación de bienestar. Esta experiencia se memoriza y va a generar un deseo de repetición.

Cuando esta situación se mantiene en el tiempo, el deseo de convierte en un impulso incontrolable (fenómeno de dependencia) para obtener la droga y si ésta es una droga ilegal o de difícil obtención, aparecen los problemas familiares, laborales y económicos de todos conocidos.

Por otro lado el cerebro ante la llegada repetida de la droga va modificando la respuesta con menor liberación de neurotransmisores en general, no sólo Dopamina sino también Serotonina, cuyo descenso produce un estado depresivo, de malestar y desánimo, por lo que el individuo incrementa la dosis o la frecuencia en el consumo (fenómeno de tolerancia) para evitar el síndrome de abstinencia. Triada característica de todas las adicciones en fases avanzadas.

Hay drogas legales con lo cual la obtención del producto es más fácil y por tanto hay menor riesgo de violencia en el ámbito familiar y social, como son el tabaquismo y el alcoholismo que son las más frecuentes en nuestra sociedad, y drogas ilegales, todas las demás, con lo que a los problemas específicos médicos, se le añaden los del encarecimiento final de la sustancia por la cadena de intermediarios y las mafias de distribución con las consecuencias personales, familiares y sociales que sobrevienen ante la dificultad de obtenerla por el usuario.

Otras adicciones no químicas, se caracterizan por un déficit en el control de los impulsos, como son la Ludopatía (adicción al juego), la Cleptomanía (robar cosas innecesarias), la bulimia y anorexia (en relación a la comida), la adicción al sexo y la más reciente de todas, la adicción a Internet o Ciberadicción, con su hija menor que afecta a los más pequeños (los juegos de Nintendo, Play Station y similares) y que puede generar un problema de falta de comunicación física en las próximas generaciones.

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El Golpe de Calor y la Hidrocución

En los meses veraniegos coincidiendo con las llamadas “olas de calor” se produce un incremento significativo del número de fallecimientos en la población, especialmente en pacientes crónicos de edad avanzada muy a menudo relacionado con un “golpe de calor”, este fenómeno es mas frecuente en países fríos y años especialmente calurosos y por otro lado hay personas que fallecen súbitamente ahogados (hidrocución) al sufrir un mal llamado “corte de digestión”.

Seguir leyendo

Publicado en Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Las Demencias seniles y su prevención

Constituyen uno de los problemas actuales de salud más importantes en el mundo desarrollado con tendencia a seguir aumentando en el futuro con el envejecimiento de la población. Repercuten no sólo en el propio individuo como empobrecimiento del ser humano con pérdida progresiva de sus facultades mentales, si no en su entorno familiar y social, y en el ámbito sanitario donde la respuesta profesional es limitada y frustrante en sus resultados terapéuticos hasta el día de hoy. La administración sanitaria carece de suficientes recursos para tratar las etapas más avanzadas de total dependencia, con lo cual asistimos a menudo al sufrimiento de las familias y abandono de estos pacientes en su fase final. Seguir leyendo

Publicado en Cerebro, Envejecimiento, Psicología | Etiquetado , , , , , , , , | 1 Comentario

Las reacciones alérgicas

El trastorno más frecuente del sistema inmunitario y que más incomoda a un determinado y cada vez más amplio grupo de población, son las reacciones alérgicas, que se recrudecen en la época primaveral con la floración y consiguiente liberación de polen de las distintas especies de plantas. Seguir leyendo

Publicado en Alergia | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

La Crisis Económica y la Salud

No cabe duda que el cambio que se ha producido en nuestra sociedad en los últimos 5 años a raíz del estallido de la crisis financiera en el mundo occidental, con especial profundidad en nuestro país debido a la ruptura simultánea de la burbuja inmobiliaria, afecta de manera negativa a nuestra percepción de salud, tanto desde el punto de vista físico como mental, con claro empeoramiento de nuestra calidad de vida. Seguir leyendo

Publicado en Crisis económica | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario